POLÍTICA DE DROGAS

POLÍTICA DE DROGAS

Por iniciativa del Senador Gustavo Bolívar, el 22 de mayo de 2019 congresistas de 8 partidos diferentes se unieron para conformar una alianza interpartidista por la reforma a la política de drogas. La principal motivación que convoca a estos senadores y representantes radica en la ineficacia de las clásicas estrategias y enfoques empleados para combatir los problemas asociados a las drogas ilícitas, pues, además de haber sido enormemente costosas, no han tenido los efectos esperados ni han sido sostenibles en el tiempo. Por el contrario, han tenido efectos adversos, como el enriquecimiento de las mafias del narcotráfico y el aumento del consumo y las sustancias psicoactivas.

En el reciente contexto nacional, el tema del narcotráfico ha sido de gran relevancia. Debates como si de debe o no fumigar con glifosato, o si la penalización de los consumidores de drogas es efectiva, han estado en el diálogo público. Iván Duque propone implementar políticas con un enfoque punitivo y militarista, que además de ser regresivas, han probado no ser efectivas ni sostenibles.

Por eso, esta alianza multipartidista pretende abordar el problema del narcotráfico de una forma novedosa y que esté a la vanguardia de países como Canadá y Portugal. Buscará favorecer el desarrollo de unas políticas de drogas basadas en los derechos humanos, la salud publica y el desarrollo sostenible. Además, revisar iniciativas legislativas en políticas de drogas a nivel internacional, como el caso de la regulación en Canadá y Estados Unidos, con el fin de evaluar su pertinencia para el contexto colombiano.

Adicionalmente, este grupo de congresistas pretende responder a un clamor que se hace desde la sociedad civil, especialmente en los territorios con cultivos ilícitos. Desde lugares como el suroccidente del país, las organizaciones sociales exigen frenar iniciativas como la fumigación con glifosato, ya que son altamente lesivas para sus comunidades.

Ahora bien, esta discusión que se da hoy en el congreso colombiano no esta asilada del contexto internacional. Realmente, este debate se está dando a nivel mundial, pues la famosa “Guerra contra las drogas” ha fracasado en Colombia y en todo el mundo

Colombia no puede seguir en una guerra que ya está perdida, al menos desde el enfoque que propone el actual gobierno.

Las iniciativas de esta alianza se han materializado en dos eventos concretos:

Audiencia pública sobre la guerra contra las drogas: Esta audiencia, realizada el 31 de mayo en la ciudad de Popayán, fue la primera acción de la alianza interpartidista por la reforma a la política de drogas. El objetivo principal de esta actividad fue escuchar y recoger propuestas de las comunidades que habitan en territorios con presencia de cultivos ilícitos, para la construcción de los proyectos de ley que radicarían los congresistas. A esta audiencia asistieron aproximadamente 1.300 personas de organizaciones campesinas, indígenas y afrodescendientes.

Paquete de reformas legislativas: en el mes de julio, al inicio de la nueva legislatura, la alianza interpartidista radicó 5 proyectos orientados a reformar la actual política de drogas. Estos proyectos fueron elaborados de manera colectiva y participativa con organizaciones de la sociedad civil expertas en la materia y organizaciones de territorios con presencia de cultivos ilícitos.  Paralelamente, la alianza emprenderá acciones pedagógicas y de sensibilización a la opinión pública, como foros académicos, producciones cinematográficas y conversatorios con grupos de interés.

Finalmente, es importante resaltar que el senador Gustavo Bolívar realizó el 14 de mayo un debate de control político en la Comisión Tercera de Senado. En el marco de este debate, y a partir de cifras oficiales, el senador Bolívar demostró que las estrategias antidrogas como el Plan Colombia han fracasado a pesar de invertir una enorme cantidad de presupuesto. El paradigma prohibicionista no puede solucionar los problemas asociadas a las drogas ilícitas, sino que se optar por alternativas basadas en los derechos humanos, la salud pública y el desarrollo sostenible.